Inicio > Liturgia > Monicion para la Misa de la Inmaculada Concepcion

Monicion para la Misa de la Inmaculada Concepcion

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA 8 DE DICIEMBRE DE 2009

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos todos a esta singular celebración. Nos reunimos hoy para agasajar a la Virgen Maria en la fiesta de su Inmaculada Concepción, junto a nuestros encargados de la mayordomía, del trono; con nuestras autoridades e instituciones, y todos ustedes hermanos nos unimos a los fieles cristianos católicos dispersos por el mundo. Fue el Papa Pío IX, recientemente beatificado, quien proclamó, en 1854, el dogma de que Maria, por un singular privilegio, fue preservada de toda mancha de pecado original. De pié, cantamos…

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1RA LECTURA.- Oiremos en la primera lectura, el relato del Libro del Génesis en que Adán y Eva fueron tentados por la serpiente. Y tiene especial significado hoy pues si Eva sufrió un engaño que iba a afectar a toda la estirpe humana, Maria de Nazaret estuvo libre de la herencia de Eva –el Pecado original—siendo su ausencia de pecado, el primer paso para la Redención.

Lectura del libro del Génesis 3, 9-15. 20. Después que Adán comió del árbol, el Señor llamó al hombre: ¿Dónde estás? El contestó: Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí. El Señor le replicó: ¿Quién te informó de que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol que te prohibí comer? Adán respondió: La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto, y comí. El Señor dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Ella respondió: La serpiente me engañó, y comí. El Señor Dios dijo a la serpiente: Por haber hecho eso, serás maldita entre todo el ganado y todas las fieras del campo; te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; establezco hostilidades entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá en la cabeza cuando tú la hieras en el talón. El hombre llamó a su mujer Eva, por ser la madre de todos los que viven.

SALMO.- El salmista que compuso el salmo 97 hacía una invitación a todas las criaturas –a todas las gentes, judíos y gentiles—para que alaben a Dios, Rey del Universo. La invitación del antiguo poeta también nos sirve a nosotros: que debemos ensalzar y glorificar constantemente al Señor Dios Nuestro Padre.

Sal. 97, 1. 2-3ab. 3c-4 R/

Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas.

Cantad al Señor un cántico nuevo,

porque ha hecho maravillas:

su diestra le ha dado la victoria,

su santo brazo.

 

El Señor da a conocer su victoria,

revela a las naciones su justicia:

se acordó de su misericordia y su fidelidad

en favor de la casa de Israel.

 

Los confines de la tierra han contemplado

la victoria de nuestro Dios.

Aclama al Señor, tierra entera;

gritad, vitoread, tocad.

2da LECTURA.- El fragmento de la Carta de San Pablo a los habitantes de Éfeso narra como Jesús, por decisión del Padre, y por efecto de su amor y su gracia, es quien nos hace santos e irreprochables. Es un texto muy importante que nos debe enseñar. Ayer, hoy y siempre.

Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Efesios 1, 3-6. 11-12. Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. El nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor. El nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya. Por su medio hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria.

EVANGELIO.- No hay escena más bella y emocionante en los Evangelios. Es la que cuenta Lucas sobre la anunciación del Arcángel Gabriel a Maria y sobre el alto destino que Dios había elegido para ella. Gabriel se presenta para pedir permiso a Maria. No lo dudó y aceptó la altísima misión de ser Madre del Redentor. Dios no se impone. Dios cuenta, siempre, con nuestra libertad. Tengámoslo en cuenta.

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 1, 26-38 El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: Alégrate, llena de gracias, el Señor esta contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres. Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel. El ángel le dijo: No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Y María dijo al ángel: ¿Cómo será eso, pues no conozco a varón? El ángel le contestó: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible. María contestó: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Y la dejó el ángel.

(Homilía – Credo)

ORACIÓN DE LOS FIELES

A cada petición responderemos diciendo: “Que tu Santa Madre, Señor, interceda por nosotros”

- Por la Iglesia que peregrina en este mundo con la esperanza de la gloria que un día se nos descubrirá; en comunión con María, Madre de la Iglesia. Roguemos al Señor. -Por la unión de las Iglesias divididas por el pecado; en comunión con María, madre de todos los creyentes en Cristo. Roguemos al Señor.

-Por nuestras autoridades tanto nacionales como locales, sobre todo por los de nuestra parroquia para que en este día de fiesta el Señor les conceda sabiduría fuerza en comunión con María, protectora de los pueblos. Roguemos al Señor.

-Por los enfermos, los moribundos, y por todos los que se encuentran en cualquier necesidad; en comunión con María, salud de los enfermos y consuelo de los afligidos. Roguemos al Señor.

-Por nosotros que nos disponemos a celebrar la liturgia de la mesa eucarística, anuncio del banquete del reino eterno, en comunión con María, intercesora nuestra ante su Hijo Jesús. Roguemos al Señor.

-Por los mayordomos y trono para que bajo la intercesión de la Inmaculada encuentren la conversión del corazón, de la familia para, vivir unidos. Roguemos al Señor.

-Por nuestros hermanos difuntos devotos de la Inmaculada Concepción que, por las súplicas de nuestra Madre hallen eterno consuelo. Roguemos al Señor.

OFRENDAS:

PAN y VINO: Simbolizan a su vez al trabajo de cada madre y padre de familia que lucha a diario por propiciar un hogar digno y feliz para sus hijos. COMUNIÓN: Junto a los pequeños que se acercan a recibir por vez primera la Eucaristía, también nosotros acerquémonos a comulgar a la razón de nuestro vivir. Mientras los demás tomamos asiento y cantamos

ORACIÓN DE POSCOMUNIÓN

EL MAGNIFICAT

Proclama mi alma la grandeza del Señor,

se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;

porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,

porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:

Su nombre es santo, y su misericordia

llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:

dispersa a los soberbios de corazón,

derriba del trono a los poderosos y

enaltece a los humildes, a los hambrientos

los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel su siervo, acordándose de la misericordia

como lo había prometido a nuestros padres

en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

DESPEDIDA

¡Les deseamos un feliz día de la Inmaculada! Y felicitamos a todas nuestras hermanas que llevan el nombre de Inmaculada o Concepción, el patrocinio de la Virgen. Y que ella, la Señora de la Paz, nos guíe a todos y nos abra el camino del Adviento en espera de su Hijo, nuestro Señor Jesús.

About these ads
  1. Eleonor suyapa hernandez aceituno
    6 octubre 2010 en 3:10

    hola muchas bendiciones

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: